Scroll to Content

De las huellas de una vida, las que encuentro, construyo pequeñas historias. Son como anecdotas imaginadas que nutren el fuego y el deseo de mundo. Este pasaje está inspirado por Kati Horna

Scrolleaba por el archivo PARES donde están publicadas las fotografías de Kati, me detuve en una en particular: un miliciano solo en el medio del paisaje escribe ¿es una crítica a la masculinidad, es una aviso sobre la fragilidad de los cuerpos humanos, es una oda a la escritura, a los territorios de la intimidad y los afectos como espacios de libertad?… sigo bajando con la ruedita del mouse y veo a mujeres amamantando, niñes jugando, y ese cuerpo masculino escribiendo asume otro carácter.

Antes de subirse al  De Grasse volvió a ser Kati, esta vez usaba el apellido Horna, de esa manera justificaba su plaza en el barco como exiliada republicana. Catalina Partos dejó sus fotografías y negativos a la CTN. Tener tantos nombres como vidas posibles para dar curso a una causa, un mundo más libre y justo. En 2016, dentro de una de las 48 cajas llenas de negativos encontradas estaba su carnet de fotorreportera autorizada. Una identidad por 77 años desconocida.